Crónica de Amon Amarth+Testament+ Grand Magus

Ambiente de gala el sábado por la noche en los contornos de la sala Razzmatazz, con mucha gente haciendo la prévia en el Bar Pepe, que estaba abarrotado de gente con chupas y chalecos tejanos fundidos de parches, y con muchas ganas de Metal. 

Al dirigirme a la sala, me encontré con una cola immensa que por suerte se solventó enseguida. Se nota que se han reforzado las medidas de control, con cacheos y revisión total de mochillas y bolsos.

Al entrar, Grand Magus ya estaba de pleno en su descarga y con la sala ya casi del todo llena. El tema que sonaba en aquel momento era ni más ni menos que Varangian, precisamente el primer tema que escuche de ellos. El público estaba entregadísimo a el grupo teóricamente menos conocido y galardonado de la noche, que además contaban con poco espacio en el escenario, por cuestiones de montaje tanto de Testament como de Amon Amarth, aún así, había un gran fondo suyo con una águila y su nombre. Seguirían la descarga con temas de la talla de “Steel Versus Steel”, “Iron Will” o “Hammer of the North”. Al terminar, hubo una ovación total. Yo ya dije que estos suecos no se irían sin sorprender a más de uno y no siendo el típico grupo que abre y luego nadie se acuerda. Aquel día marcharon de Barcelona con más de un nuevo fan y demostrando que tienen la calidad suficiente para destacar encima de cualquier circunstáncia.

Tras una pausa por suerte no muy prolongada, y con el fondo del esecnario reinado por unas serpientes muy imponentes, llegaban los leyendas americanas. Mucha gente en la pista enfundaba su camiseta, lo que mostraba que gran parte de los presentes habían sido movidos de casa por la propuesta más thrasher.

Arrancaban con la destructiva “Brotherhood of the Snake” que fue precisamente la canción con la que adelantaron su álbum precisamente llamado como el tema, y con pequeños moshs en diversas partes de la Razz, con un Chuck Billy más que pletórico, menuda voz la suya!

Irían alternando canciones de su nuevo álbum con otros clásicos. “Rise Up”, “Disciples Of Watch”, “The New Order”, “Stronghold” o “Over the Wall” (no están en el orden que sonaron) y mostrando por qué son considerados uno de los mejores de la historia en su género musical. El grupo en sí estaba totalmente entregado a la gente, quizá Alex Scholnick no mostraba la conexión habitual que tiene con el público, entiendo que los muchos kilómetros y su trabajo con Metal Alliegance haga que a lo mejor no esté tan a tope como siempre, pero aún así, su guitarra sonó de maravilla. Trallazo también con “The Formation of Damnation”. Llegaba al final este pedazo de concierto de la mano de estas bestias pardas, sin duda se hizo  bastante corto, creo que deberían haber tenido almenos un cuarto de hora más, debido a su poder de convocatoria.

Estoy más que feliz al haber podido comprobar que uno de los cantantes que más me impacta, puede mantener a su edad esta voz tan potente y dominante, que te hace estremecer todo el cuerpo. Peterson, el magnífico bajista Steve De Giorgio y el enérgico Hoglan también se mantienen en un estado de forma mas que bueno. Sin duda espero que vuelvan el año que viene siendo ellos los cabezas de cartel y nos desgranen un show más largo, creo que no fue del todo ideal para ellos ser teloneros cuando acaban de sacar un álbum que, siendo un poco coloquial, es para correrse encima. En fin, seguro que han llegado a un público que de otro modo ni se intersaría por ellos. Ellos sabrán, no creo que hayan hecho esto sin beneficios.

Después de ir a cargar el vaso o ir a las eternas colas para mear, llegaba el turno de los “headliners” los vikingos suecos más famosos, presentando su reciente “Jomsviking” una obra quizá algo más floja que el anterior “Deceiver Of the Gods” pero con la garra de siempre, llegaba Amon Amarth ante la satisfacción de toda la gente que hizo que la sala pareciera más bien una lata de sardinas. Con la batería puesta encima de un immenso e imperial casco vikingo, una escala a cada lado  y con el fondo de Sutur Rising, salían al ritmo de “Pursuit of the Vikings” con todos los asistentes coreando como no el ritmo de la guitarra “lo lololo lo!” y Johan Hegg como siempre siendo un frontman de los que dan el callo y complacen a los fans. Seguíamos la fiesta con “As Loke Falls” un tema que realmente me encanta, perteneciente a su penúltimo trabajo. Por fin llegaba una de las nuevas piezas, precisamente con la que sacaron el videoclip, “First Kill” mostrando que la mayoría de los seguidores venían habiendo escuchado el nuevo álbum. Seguíamos con Jomsviking mediante “The Way of Vikings” en la cuál un par de guerreros vikingos se desatarían en una lucha sin piedad, eso mostraba una vez más que van a por todas y que el directo cada vez es más visual y atractivo para los seguidores. Seguiríamos metidos en su reciente trabajo por medio de “At Dawn’s First Light” y si no voy muy errado, la siguiente sería “Cry Of The Black Birds”

Nuevamente participava en estos coros tan acordes con el ritmo de la guitarra en “Deceiver Of The Gods” uno de los temas más aplastantes, y es que los suecos juegan mucho con estos ritmos “facilones” y pegadizos. Realmente demuestran una y otra vez por que todos los festivales los quieren en su cartel, no solo es su directo, sus canciones son muy compactas y completas, son grandes compositores.

La velada no paraba casi ni un segundo, y todos y cada uno de los integrantes movía la cabeza con muchas ganas. Johan Hegg se sacó de la manga algunas frases en catalán.

“Destroyer of The Universe”, “Death In Fire” y “One Thousand Burning Arrows” mantenían el alto ritmo. Tras una pequeña intro, “Father of the Wolf” sonaba potente y ponía a Olavi, Ted, Soderberg y a Johan en línia haciendo headbanging acuerdo al ritmo de la pieza, y con el público cantando on muchas ganas y pasión el estribilllo.  “Runes to My Memory” y “War of the Gods” sin duda fueron más que acertadas para marcar la parte final.

Tras una peuqeña pausa y con los heavys catalanes pidiendo a los vikingos que volvieran a coger sus instrumentos, llegaba una de las canciones que mças ha gustado a la gente de lo nuevo, “Raise Your Horns”, evidentemente con toda la sala levantando los cuernos, creando un gran momento. Con todos conscientes de que aquello y estaba terminando, aterrizaba otro hit “Guardians Of Asdgaard”, y nuevamente la gente coreando estos ritmos de guitarra que tanto nos gustan a los que seguimos mucho a esros cracks, y que dan un juego particular a cada una de sus interpretaciones. Final a lo grande, con Hegg levantando el martillo de Thor y dando un gran golpe al suelo,  y luego con un duelo a muerte con un monstruo marino, emulando precisamente a la portada de “Twilight Of the Thunder God”. Otra vez, Amon Amarth demuestra que no han llegado a lo alto por casualidad, estos deben ser sin duda el ejemplo para las jóvenes bandas,de espíritu luchador, sacrificio y mucho curro.

Evento de 10 y con unos Grand Magus que lograron centrar mucha atención. Testament fue un sí pero no, supongo que sus fieles seguidores ahí presentes se fueron a casa con ganas de más y deseando que vuelvan pronto como headliners. El triunfador absoluto sin ninguna duda… Amon Amarth! Luego, para no variar, los seguratas de la Razzmatazz nos hacían salir a toda mecha y alejarnos de la sala, no fuera caso que los discotequeros se cruzaron con aquellos barbudos, de pelo largo y malcarados jeje.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s